Funmilayo Ransome-Kuti y la Unión de Mujeres de Abeokuta

Este año queremos que las fiestas sean africanas también para los más pequeños. El próximo 15 de diciembre llega a nuestro catálogo Funmilayo Ransome-Kuti y la Unión de Mujeres de Abeokuta, un cómic para que los lectores más jóvenes puedan conocer la vida de esta activista anticolonial nigeriana y su lucha en defensa de los derechos de las mujeres.

 

Funmilayo Ransome-Kuti, Nigeria colonial y la lucha de las mujeres de Abeokuta

La historia familiar de Frances Abigail Funmilayo Thomas —su nombre inglés, que mantuvo hasta 1922— es la representación del contexto de la época. Su bisabuela paterna fue una antigua esclava retornada de Sierra Leona; su abuelo paterno fue uno de los primeros cristianos en la comunidad local; sus padres, que habían recibido educación cristiana pero mantenían un fuerte vínculo con la cultura yoruba, eran negociantes y vivían a caballo entre las culturas africanas y europeas.

Funmilayo (1900-1978) fue una de las primeras chicas en estudiar en la Escuela de Gramática de Abeokuta, donde ella misma enseñaría más tarde, y continuó sus estudios en Inglaterra en 1919. Tras regresar a Nigeria, abandonó  el nombre Frances Abigail, probablemente como reacción al racismo al que se enfrentó durante sus estudios en el extranjero. Sentía un gran apego a la cultura yoruba e incitaba a sus alumnos a utilizar su nombre africano en lugar del europeo.

La organización colonial en Nigeria afectó especialmente a las mujeres del país. A partir de 1914, los británicos instauraron un sistema de administración indirecta (indirect rule, en inglés) mediante el cual la administración británica se implementaba a través de instituciones autóctonas. Los británicos pretendían que el sistema protegía la organización política y judicial existente, pero la realidad fue bien distinta: se privilegiaba a un pequeño grupo de hombres y se les asignaban poderes que iban mucho más allá de sus atribuciones tradicionales. En este contexto, las mujeres tuvieron un acceso muy reducido al poder y a la representación política.

En las décadas siguientes, la situación empeoró para las mujeres comerciantes de Nigeria. Además de estar sometidas a un sistema impositivo específico, los británicos impusieron el control de los precios de venta y cuotas de alimentos para financiar la maquinaria de guerra británica durante la Segunda Guerra Mundial.

En los años 1940, Funmilayo Ransome-Kuti fundó la Unión de Mujeres de Abeokuta, organización en defensa de los derechos políticos, sociales y económicos de las mujeres que tenía un fuerte vínculo con la cultura yoruba. Uno de los hitos de la Unión fue la Revuelta de las Mujeres de Abeokuta: un movimiento de resistencia contra el sistema impositivo que exigía no pagar los impuestos fijos establecidos para las mujeres si no tenían representación en el gobierno local. Tras las protestas, varias mujeres consiguieron escaños y se puso fin a los impuestos de las mujeres. En 1949, la Unión de Mujeres de Abeokuta se convirtió en la Unión de Mujeres de Nigeria y en uno de los movimientos feministas más importantes del siglo XX.

Funmilayo Ransome-Kuti también militó en el Consejo Nacional de Nigeria y Camerún, partido político nigeriano con actividad entre 1944 y 1966. Fue la única mujer que formó parte de la delegación del partido que acudió a Reino Unido para protestar con la Constitución de Richards de 1946, que proponía dividir el país en tres regiones independientes.

Colección Mujeres en la historia de África

Continuamos con este cómic la colección Mujeres en la historia de África y nos unimos al homenaje que este proyecto Unesco rinde a algunas mujeres africanas que han pasado de puntillas por los libros de Historia pese a sus aportaciones al desarrollo del continente y a sus vidas excepcionales. Lo hacemos, además, de la mano de artistas y guionistas africanos, como no podía ser de otra manera.

A partir del 15 de diciembre, Funmilayo Ransome-Kuti y la Unión de Mujeres de Abeokuta estará disponible en nuestra web y, pocos días después, también en Lektu y en las principales librerías digitales.

¡Felices lecturas africanas con los más pequeños!

Ir arriba