Murambi, el libro de los huesos. Boubacar Boris Diop

Publicado en Libros entre algodones el 25.06.2019. Autora: Lorena Molina.

Te traigo la reseña de Murambi, el libro de los huesos del autor senegalés Boubacar Boris Diop. Es la cuarta novela de este escritor y periodista africano donde nos habla sin pelos en la lengua sobre el genocidio de Ruanda.

Impresiones sin spoilers

Esta novela está dividida en trece capítulos y un posfacio, a su vez la historia se divide en cuatro partes tituladas con una frase o palabra que describe el tema que se va a desarrollar. Todos los capítulos, excepto dos, vienen encabezados por el nombre de un personaje. Ellos serán quienes nos narren la historia bajo sus puntos de vista y circunstancias ocurridas en 1994. Algunos aparecen más de una vez como narradores.

Encontraremos dos tipos de voces narrativas: en primera persona como acabo de comentar y un narrador omnisciente para los capítulos que nos hablan sobre el personaje de Cornelius. En realidad se trata de una novela coral donde todos los personajes tienen su importancia.

Murambi, el libro de los huesos no tiene una trama como una novela normal y corriente. Estamos ante un trabajo de investigación exhaustivo y excelentemente procesado. Su autor entrevistó a supervivientes y a asesinos por lo que los personajes no son en sí personajes, sino personas con historias auténticas.

El libro se centra en el regreso de Cornelius tras su prolongado exilio; él es profesor de Historia en un instituto de Yibuti. En su tierra natal hará frente a los trágicos sucesos que forman parte de su vida y más concretamente de familiares muy allegados. En su vuelta a Ruanda seremos testigos del drama que supone para él conocer datos espeluznantes que le vinculan aunque no directamente. Se reencuentra con amigos y familia a los que no ve desde hace muchísimo tiempo y le relatan cómo fueron para ellos el genocidio, de qué manera lo vivieron y las tristes consecuencias que vinieron después.

El autor nos deja conocer las perpectivas de las víctimas pero también de los verdugos. Esta novela da voz a personas que sufrieron un horror en los cien días que duró el genocidio, personas que exponen sus testimonios reviviendo el insoportable dolor que evoca aquella época desdichada de sus vidas que por siempre se quedará marcada en la memoria. De igual modo los criminales tienen voz en este libro y explican las razones que les llevaron a matar.

Se me hizo muy fácil empatizar con las víctimas, la narración refleja un sufrimiento y un dolor muy penetrante para el lector. Sobre todo conecté con un «personaje» femenino que fue miembro del FPR (Frente Patriótico Ruandés) porque me pareció una mujer muy valiente que luchó hasta el final por acabar con el genocidio.

Conoceremos el pasado del país Ruandés donde por aquel entonces la sociedad estaba dividida por castas: los hutus, los tutsis y los twas.

El genocidio se caracterizó por las matanzas de los hutus a los tutsis. Desde el 7 de abril, cuando comenzará la masacre produciéndose miles de asesinatos, hasta el 15 de julio, cuando el RPF (Frente Patriótico Ruandés) conquistara la capital, Kigali.

Debo decir que los relatos que vamos a encontrar son muy crueles, directos y sin capas que suavicen lo escalofriante y terroríficos que fueron los acontecimientos durante el genocidio de Ruanda. Hay párrafos que pueden herir la sensibilidad del lector, ya lo aviso.

No obstante, así ocurrieron los hechos. Pese a que en el planeta ha habido muchas guerras (y hay), diversos genocidios, asesinatos que pasan a diario… La crueldad y el sadismo de algunos individuos siempre ponen los vellos de punta, el salvajismo de ciertos actos cometidos entre humanos son cuestiones aberrantes y que para otras mentes provocan pavor.

Murambi, el libro de los huesos nos lleva a dos localizaciones principalmente, que son las ciudades de Kigali y Murambi. La ambientación está muy bien lograda pero es triste, el autor nos transmite la desolación que habita en calles y personas de forma que nos congela la sangre. Nos habla de un país que no olvida, por muchos años que pasen, de seres humanos con vidas destrozadas y que deben llevar consigo tantos recuerdos hirientes, que traspasa a la ambientación del libro por estos sentimientos.

Me marcaron las referencias constantes a los cadáveres, a los huesos, a la muerte… Por la manera en la que el autor lo hace. Sentí que la verdadera ambientación que tenía el libro era la muerte y esa energía que desprende, un rastro y una huella que perdura eternamente.

Esta novela únicamente pretende contar sucesos y una parte de historia de un país que no se nombra tanto como otros; creo que el objetivo es hacer llegar esta información a la sociedad fuera del continente africano para recordarnos que allí también existieron injusticias y odios que llevaron a la muerte a decenas de miles de tutsis en Ruanda.

Por eso me parecieron muy interesantes los fragmentos que nos hacen reflexionar con los testimonios de las víctimas y los criminales. Sobre el humanismo y la falta de escrúpulos que por codicia provoca que un ser humano llegue a asesinar. Son relatos duros pero tienen su trasfondo para remover algo más que emociones.

Debo destacar que es una lectura para tomársela con calma, por la cantidad de datos que nos ofrece el autor y por la crueldad de muchos de sus pasajes. El ritmo no se me hizo lento, pero sí que recomiendo leer esta novela poco a poco, para ir digiriendo bien la información que encontramos.

En mi caso, al menos, por mi alta sensibilidad no pude devorar este libro, sino ir pausadamente para asimilarlo lo mejor posible.

En el posfacio (algo así como un epílogo), el autor nos cuenta su aventura en Ruanda durante dos meses, sus impresiones como periodista y las reacciones de algunos lectores que se pusieron en contacto con él. Es un relato profundo y sentimental que sigue en la misma línea de la novela al realzar el sufrimiento que vio, ese olor a muerte que no se va; y me parecieron muy interesantes sus palabras en cuanto a esa experiencia al lado de los supervivientes.

Murambi, el libro de los huesos te lo recomiendo si te atrae la literatura africana, pero especialmente si te gusta la Historia. Si deseas conocer cómo transcurrió el genocidio en Ruanda bajo el punto de vista de los dos bandos, es una lectura que te va a atrapar. El autor no usa filtro, sus descripciones son tan crueles como lo es la vida misma en muchas ocasiones. Es una lectura que cala hondo, si no acostumbras a leer salvajadas, pero de cualquier modo siempre que se lee tan profundamente sobre el sufrimiento humano nos deja mal cuerpo.

Ver el artículo original

Ir arriba