La gata de Maryse

Publicado en Culturamas el 16.02.2015. Autora: Cristina García (@abrirunlibro).

La gata de Maryse es un cuento de Venance Konan ambientado en Costa de Marfil y traducido por Alejandra Guarinos Viñals del francés marfileño. Este es el relato de una periodista enviada por un importante periódico francés al país de la República de Costa de Marfil. En una conferencia de prensa clandestina, conocerá a un estudiante del sindicato universitario e iniciarán una extraña relación de amor a tres bandas ya que la periodista, llamada Maryse, siente un gran amor hacia su gata Choupette. El marfileño sentirá unos grandes celos de la gata, lo que dará lugar a muchas situaciones de humor pero también de gravedad.

Relatado en primera persona por el estudiante y en la época actual, este es un divertido cuento no exento de ironía y de choques culturales así como de corrupción política. La historia, a pesar de centrarse en la gata Choupette y las relaciones de la periodista y el estudiante de Abiyán, nos sorprenderá por cómo son tratados los problemas del país: la pobreza, la corrupción, los disturbios políticos y lo que representan para los hombres africanos las mujeres europeas: un pasaporte a la libertad y a Europa.

Encontraremos un juego de palabras interesante en el relato ya que chatte en francés puede tener dos significados: «gata» y «conejo». Este último, en estilo coloquial y refiriéndose al sexo de la mujer, lo hallaremos en más de una ocasión haciendo referencia a Maryse. Esta historia tiene como fondo el ambiente y la cultura que se respira en el país africano. Cuento que, aunque explicado con mucha simpatía, esconde un amargo y triste mensaje para todos los marfileños. Sus habitantes, verdaderos supervivientes, se encuentran encerrados en una atmósfera de corruptela en todos los estamentos, incluído el estudiantil, ya que serán apoyados y subvencionados por partidos políticos para que realicen sus protestas, muy radicalizadas, y las huelgas estudiantiles. Con un extraño sentido de la libertad y de desconicimiento sobre ella, demuestran una visión muy particular sobre los problemas:

[…] no conozco a muchos gobiernos que permitan a los estudiantes matar, incendiar vehículos y desafiarlos a diario sin reaccionar.

Historia de amor curiosa y no exenta de mordacidad, hay que leer La gata de Maryse para entender el amor de estos hombres hacia las mujeres extranjeras aunque extensible también a otros países pobres del planeta:

Me gustaba su olor, su forma de ser, de vivir. […] Me gustaba hacer el amor con ella. […] Pero más allá del amor que transcurría aquí, en Abiyán, me hubiera gustado que nuestra historia se prolongase, que atravesase el océano Atlántico, que prosiguiera allá, en su casa de Francia. […] Además, mi pareja estaba en Londres. Estando en Francia, la vería con más facilidad.

Estas 31 páginas -en digital-, y con formato de cuento ya que no disponen de capítulos, son, además de entretenidas, una descripción de una cultura desconocida para la gran mayoría. Sorprende la manera jocosa en que está descrita la historia y nos hará pasar un rato divertido pero que nos dejará un poso de inquietud y rebeldía al finalizarlo. Este es un relato bien tratado y cuidado que nos seguirá dando vueltas por la cabeza al terminarlo y con el que daremos un paso más allá sobre la complejidad de las relaciones entre personas de medios sociales distintos y a la dificultad para resolver estas diferencias. Un cuento de culturas y de razones.

Ver el artículo original