Boubacar Boris Diop

Murambi, el libro de los huesos

Traducido del francés (Senegal) por Mireia Porta i Arnau

Posfacio de Boubacar Boris Diop

Fragmento

En el transcurso del paseo, Cornelius preguntó a Stanley qué le habían aportado sus numerosos viajes por cuenta de la guerrilla. Stanley, como si hubiera meditado a menudo sobre el tema, contestó de inmediato:

—Sobre todo, aprendí cosas de mí mismo. Hablaba de nuestro país a un montón de personas, en pequeñas salas, en Bobo-Dioulasso, en Estocolmo o en Denver. El público era buena gente, además estaban dispuestos a ayudar, pero primero tenían ganas de comprender.

—¿Lograbas explicárselo? A veces es como para volverse loco…

—Lo intentaba y ellos me decían: «¿De veras que es tan sencillo como dice usted?». Era la típica pregunta. Y cuando les contestaba: «Sí», ellos me soltaban: «Entonces, ¿por qué tanta crueldad?». Yo les decía: «No lo sé», y encontraban esta explicación sospechosa. Yo no quería mentirles. Por otro lado, aún no comprendo este derroche de sangre, Cornelius.

—La verdadera victoria de los asesinos es haber conseguido enredarlo todo. La gente siempre tiene la impresión de que se les ocultan cosas.

—¿Te acuerdas de aquella larga carta que te escribí desde Estados Unidos?

—Ah, sí, desde Florida…

Cornelius se acordaba perfectamente. Stanley hablaba de un encuentro con estudiantes y profesores de Tampa. Aquel día las cosas habían ido bien. Había evocado el Holocausto. ¿Dirían del Holocausto que se trataba de simples matanzas interétnicas entre semitas y arios? No, por supuesto. Hablar así habría constituido un insulto a la memoria de las víctimas. Era en realidad una locura asesina de los nazis que se manifestaba contra hombres y mujeres indefensos. Les había dicho: «Al final de nuestra hora de charla, habrán matado en Ruanda de manera atroz a seiscientos ancianos y niños». ¿Y cuál era su crimen? Se les reprochaba solo que fueran tutsis. Stan escribía en la carta: «Les dije: se tardó mucho tiempo en dar su verdadero sentido al genocidio de los judíos, pero actualmente no es necesario esperar tanto. ¿Qué habrían hecho ustedes, en aquella época, de haber tenido la posibilidad de impedir la solución final mediante una simple presión a su Gobierno?».

Cornelius se acordó de que, al leer aquella carta, le había llamado mucho la atención la lucidez de Stanley, dictada sin duda por la sensación de urgencia. El mensaje se resumía en pocas palabras: salvemos vidas humanas primero y luego discutamos si lo desean.

—Era una carta un poco rara —admitió Cornelius.

—Ya no aguantaba más. Era en mayo de 1994, el mes más duro del genocidio. Como no lograba entrar en contacto con Jessica en Kigali, te escribí. Lo que me enseñó todo aquel período es lo que nos diferencia de los demás: nadie nace ruandés. Aprendes a serlo. Lo he leído en otra parte y pega perfectamente con nuestra situación. Se trata de un trabajo muy lento que cada uno de nosotros debe realizar consigo mismo.

—¿Crees que va a mejorar la situación?

—Los del Gobierno hacen esfuerzos, es cierto. Se ha suprimido la mención de la etnia en los documentos de identidad y hay muchas otras cosas. Pero el verdadero problema son las lógicas de poder en África. Nunca se sabe qué nos deparará el mañana.

—¿Piensas que puede volver a pasar?

—Depende de cada uno. El genocidio no comenzó el 6 de abril de 1994, sino en 1959 con unas pequeñas masacres a las que nadie prestaba atención. Si ocurren asesinatos políticos hoy, hay que castigar muy deprisa a los culpables. Si no, toda esa sangre nos va a caer encima un día u otro.

¿Te ha gustado?

¿Cómo comprar en 2709 books?

Nota sobre derechos de autor:
Este fragmento y la obra a la que pertenece están protegidos por derechos de autor. Puedes reproducir y hacer una comunicación pública del extracto siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, acredites al autor y al traductor, e incluyas un enlace a esta página web.

cubierta de Murambi, el libro de los huesos

Ficha técnica

ISBN: 978-84-946937-3-1

Formato: ePUB ¿cómo leer ePUB?

Tamaño: 227 KB

Idiomas:
 del original: francés (Senegal)
 de esta edición: español

Publicado el 21.05.2019

PVP: 6,00

Del mismo autor

cubierta de El libro de los secretos | Doomi Golo