Venance Konan

Los Catapila, esos ingratos

Traducido del francés (Costa de Marfil) por Alejandra Guarinos Viñals

Fragmento

Cuando murió el presidente de los jóvenes de nuestro pueblo, elegimos por unanimidad a Robert para reemplazarlo. De todas formas era el único candidato. A decir verdad, solo fue elegido por quienes estaban presentes en el bar del pueblo, donde pasábamos la mayor parte del tiempo, a los que había invitado a beber. Pero poca gente cuestionó su nombramiento cuando se supo que el nuevo presidente de los jóvenes era él. Robert siempre había sido un hombre de buen ver. Era alto, con las piernas algo arqueadas, tenía los dientes de arriba un poco separados y el cuello estriado. En nuestra cultura, era el prototipo de hombre atractivo. Además, era elegante —llevaba siempre los pantalones muy subidos, casi a la altura del pecho— y un excelente bailarín. Tenía todas las cualidades para dirigir a los demás. Amaba a las mujeres y ellas hacían lo propio. Se presentaba como el consolador de viudas, divorciadas, mujeres jóvenes y menos jóvenes, era el hombre más popular de nuestro pueblo.

Lo cierto es que Robert siempre se había considerado nuestro jefe. De niños, él dirigía nuestras expediciones para robar los huevos y las gallinas de los gallineros de nuestros parientes o los animales capturados en las trampas de sus campos. En una ocasión, robamos las hostias del viejo cura blanco que venía a decir misa al pueblo e hicimos una papilla con ellas añadiendo agua y azúcar. El cura dijo durante la misa que las hostias se convertirían en sangre en el estómago de los ladrones, eran la sangre de Cristo y solo los bautizados podían comerlas, de modo que iríamos al infierno. Durante días vivimos aterrorizados por si vomitábamos o cagábamos sangre, pero no pasó nada de eso y Robert nos explicó que el cura no era más que un mentiroso. Volvimos entonces a por una nueva caja de hostias. Pero el cura las había escondido en otro sitio.

Cuando íbamos al colegio, Robert era quien dirigía nuestras cacerías de lagartijas de cabeza roja. Utilizábamos las cabezas para fabricar nuestros fetiches y atraer así a las chicas. Es infalible. Podéis probar. Matábamos una lagartija con un tirachinas, le cortábamos la cabeza y la poníamos a secar al sol durante varios días. Una vez bien seca, la poníamos al fuego para secarla del todo y la machacábamos hasta convertirla en un polvo negruzco. Cuando echábamos ese polvo en el pipí de una chica antes de que la espuma del pis desapareciera, caía rendida a los pies de quien lo había preparado, no fallaba. Lo más complicado era poner el polvo en el pipí antes de que la espuma se fuera. En clase, cuando una chica pedía permiso al maestro para ir a hacer pis en la maleza, siempre había un chico que de repente sentía una necesidad imperiosa de vaciar la vejiga. Se escondía entre los matorrales y esperaba a que la chica se hubiera ido para poner en el pipí el polvo de cabeza de lagartija. Pero lo normal era que ya no quedara espuma. Las chicas terminaron por darse cuenta de nuestras intenciones y cuando iban a hacer pis se aseguraban de que nadie las siguiera y se quedaban cerca del pipí hasta que la espuma desaparecía. Robert, que era el más listo, sí conseguía poner el polvo de cabeza de lagartija en el pipí de las chicas y por eso todas se enamoraban de él. Las lagartijas nos servían también de fetiches en los partidos de fútbol. Los jugadores más caguetas de nuestros respectivos pueblos llevaban siempre en el fondo del bolsillo una cabeza seca de lagartija envuelta en papel. Y gracias a ella marcaban goles o paraban la pelota antes de que se colara entre los postes.

Cuando Robert iba al instituto, era el joven más elegante y el mejor bailarín de jerk de toda la subprefectura. El jerk era entonces el baile de moda. Y cuando en vacaciones venía al pueblo con sus camisas ajustadas y unos pantalones de campana que le tapaban completamente los zapatos de plataforma, él solito se levantaba a todas las chicas mientras «se deslizaba» con la música de James Brown. «Deslizarse» consistía en bailar desplazándose lateralmente con una sola pierna, como hacía el cantante americano James Brown, nuestro ídolo en esa época.

Glosario

El eBook incluye un pequeño vocabulario para entender mejor la historia.

¿Te ha gustado?

¿Cómo comprar en 2709 books?

Nota sobre derechos de autor:
Este fragmento y la obra a la que pertenece están protegidos por derechos de autor. Puedes reproducir y hacer una comunicación pública del extracto siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, acredites al autor y al traductor, e incluyas un enlace a esta página web.

cubierta de Los Catapila, esos ingratos

Ficha técnica

ISBN: 978-84-946937-2-4

Formato: ePUB ¿cómo leer ePUB?

Tamaño: 219 KB

Idiomas:
 del original: francés (Costa de Marfil)
 de esta edición: español

Publicado el 27.09.2018

PVP: 5,00

Del mismo autor

cubierta de El millonario
cubierta de En nombre del partido
cubierta de La guerra de las religiones
cubierta de La gata de Maryse
cubierta de El entierro de mi tío
cubierta de Robert y los Catapila